Combatir la apnea del sueño: dieta cetogénica

La dieta cetogénica es algo extrema. Por ello, es conveniente conocer sus beneficios, sus inconvenientes y, también, efectuarla bajo supervisión. Combatir la apnea del sueño: dieta cetogénica te proporcionará todo la información que necesitas saber y si este tipo de dieta es la adecuada para ti y tus objetivos y como siempre que te informas con nosotros: rápido y fácil.

¿Qué es la dieta cetogénica?

Muchas personas se lanzan a hacer sus búsquedas en Internet escribiendo algo así como “dieta cetogénica menús”, sin haberse parado a saber qué es. La dieta cetogénica es aquella en la que los comestibles presentan bajo contenido en hidratos de carbono y altísimo en grasas: lo que induce a un cambio en la fuente primordial de energía y en el estado metabólico. Por esta razón, uno de los apartados más consultados en los manuales especializados es el de Dieta cetogénica alimentos.

Su objetivo es crear una situación de cetosis similar a la del ayuno, que puede lograrse, bien por una reducción en la ingesta de comestibles; o bien, por una reducción de los comestibles ricos en hidratos de carbono. Esta última situación es la que persigue la dieta cetogénica (‘dieta keto’).

El cuerpo, en ausencia de los hidratos de carbono suficientes como comburente (glucosa), agotará las reservas de glucógeno y la primordial fuente de energía va a pasar a ser la quema de grasas en el hígado.

Conseguirá como resultado los llamados cuerpos cetónicos (cetonas) que distribuirá, como nutriente, al cerebro, los músculos y resto de órganos. De esta manera, habremos provocado una entrada en cetosis.

Combatir la apnea del sueño: dieta cetogénica

Menú de la dieta cetogénica

En el momento de realizar un menú cetogenico, sus comestibles deben contener: hidratos de carbono (cinco-diez por ciento ), grasas (sesenta por ciento ) y proteínas (treinta-treinta y cinco por ciento ).

Si tomamos en cuenta que en una nutrición normal prácticamente la mitad acostumbran a ser hidratos de carbono, el cambio de dieta es esencial.

Debe eludir al límite el pan, las patatas, el arroz, las pastas y la fruta.

Comestibles Tolerados

Desde Combatir la apnea del sueño: dieta cetogénica, no nos cansamos de recordarte que los comestibles tolerados en la dieta cetogénica –dieta keto– van a ser, sobre todo, grasos y con algo de proteínas. La lista va a ser la siguiente:

Dieta cetogénica – comestibles tolerados

  • Vegetales con escasos carbohidratos: espinacas y, por lo general, las verduras de hoja verde, aguacate, pepino, coliflor, brócoli, espárrago, repollo, tomate, cebolla.
  • Pescado azul, rico en grasas poliinsaturadas: salmón, sardina, boquerón, caballa, trucha, atún, palometa, chicharro, bonito, pez espada.
  • Carne y embutidos: pollo y pavo, además de esto se pueden comer carnes con grasa.
  • Huevos y mahonesa.
  • Productos lácteos grasos como la crema de leche, la mantequilla, queso de cabra, cheddar, mozzarella o bien youghourt sin azúcar.
  • Frutos secos y semillas: nueces, almendras, semillas de calabaza, semillas de chia.
  • Aceite de oliva virgen, aceite de coco y aceite de aguacate.
  • Sal, pimienta, condimentas, mostaza…

Y como en la dieta keto lo esencial es el género de comestible consumido (esencialmente grasas, y algo de proteínas) y no tanto el total de calorías, no es tan necesario medirlas. Además, puedes combinar estos alimentos como te resulten más apetecibles. Eso sí, siempre teniendo presente que debes variar, suficientemente, los alimentos durante los días o semanas que dure tu dieta; ya sea, para reducir el sobrepeso ya sea para esgrimir nuestro lema. Combatir la apnea del sueño: dieta cetogénica.

Comestibles Prohibidos

En la dieta cetogénica van a deber limitarse los próximos comestibles ricos en carbohidratos:

  • Frutas: poseen azúcares, en forma de fructosa, que es un hidrato de carbono.
    Las que más tienen y debe evitar: dátil, higo, uva, mango, cereza, plátano, mandarina y manzana.
    Las que menos tienen y puede ingerir en ocasiones (de menos hidratos de carbono a más): limón, arándano, frambuesa, fresa, sandía, pomelo y melón.
  • Pan, pastas, harina, arroz.
  • Cereales: Los que más hidratos de carbono poseen son el trigo inflado, muesli, salvado de trigo, copos de arroz, trigo y cebada, Corn Flakes, y copos de avena.
  • Patatas.
  • Legumbres (lentejas, garbanzos, alubias, guisantes, judías, habas, frijoles).
  • Dulces y pasteles, pastelería.
  • Bebidas gaseosas, azucaradas y jugos.
  • Comestibles procesados y comidas preparadas (de manera frecuente con altos niveles de grasas no saludables y hidratos de carbono).

Beneficios de la dieta cetogénica para la apnea del sueño

En lo que se refiere a los resultados de la dieta cetogénica hay que destacar:

Perder peso y la apnea del sueño– Adelgazar

Repetimos que NO es preciso contar las calorías, y es considerablemente más eficaz para perder peso esta dieta baja en hidratos de carbono que los regímenes bajos en grasas.

Bastantes personas que han realizado esta clase de dieta para bajar de peso pierden más del doble de kilogramos que las que solo hacen una dieta baja en calorías. Y, por si fuera poco, les permite comer y mantener un peso saludable.

Es más eficaz para adelgazar que aquellas otras dietas basadas en ingerir comestibles ricos en proteínas y poca grasa.

La dieta cetogénica y la Diabetes Mellitus

La dieta cetogénica favorece a los diabéticos porque:

  • Reduce los niveles de azúcar en sangre,
  • Reduce su peso y grasa anatómico, y mejora la sensibilidad a la insulina.

El sobrepeso y la obesidad, en la diabetes tipo dos, aparte de ser un inconveniente, es frecuentemente su causa. Así, la glucosa en sangre está elevada debido a que no puede ser usada adecuadamente por las células por el hecho de que presentan resistencia a la insulina, resistencia que mejora mucho con esta dieta.

La dieta cetogénica y el Cáncer

Ciertos estudios han pretendido valorar si reduciendo el azúcar en la dieta se podría influir de forma positiva en el control del cáncer. Y semeja que sí.

En el cáncer:

  • Las células del tumor se multiplican con mayor velocidad, su metabolismo energético está acelerado, y su consumo de glucosa (hidratos de carbono) es asimismo mayor. Apenas usan grasas o bien proteínas para conseguir la energía precisa para su desarrollo.
  • En consecuencia la dieta cetogénica: Sería una medida de apoyo, nunca sería un substituto del tratamiento médico; pues, las células cancerosas pueden amoldarse a condiciones metabólicas desfavorables mejor que las células normales. Por otro lado, no existen estudios que señalen que esta dieta pueda prevenir el cáncer.

La dieta cetogénica y la Epilepsia

Solo en ciertos casos de epilepsia infantil, en los que los medicamentos anti-epilépticos no están resultando efectivos, la dieta keto semeja reducir la frecuencia de las conmociones y sería una terapia complementaria recomendable.

Se observó que en el momento en que un pequeño diagnosticado de epilepsia continuaba en ayuno, las crisis comiciales reducían o bien desparecían.

El mecanismo preciso por el que la dieta keto reduce las crisis convulsivas en la epilepsia es ignoto. Sin embargo, parece ser consecuencia del cambio metabólico y energético producido en el cerebro por los cuerpos cetónicos, que estabilizaría su actividad eléctrica.

La dieta cetogénica y el Alzheimer

El Alzheimer, ciertas enfermedades cardiacas, el acné y otros trastornos pudiesen beneficiarse de unas dietas bajas en hidratos de carbono como los regímenes cetogénicos.

Inconvenientes

  • No se han identificado efectos secundarios concretos en este género de dietas.
  • En los primeros días, pueden aparecer ciertos síntomas; si bien, acostumbran a desaparecer de manera rápida.
  • Para reducirlos, convendrá empezar la dieta lentamente, incorporando a sus recetas cetogénicas, de forma progresiva, más grasas y reduciendo al tiempo los hidratos de carbono.
  • No debe seguirse de forma rigurosa por tiempo indefinido. Por tanto, hay que tener en cuanta las diferentes fases de tu dieta cetogénica.
  • En ciertos casos, como se fundamenta en una dieta con una ingesta alta en grasas, en el caso de que tuviese unos niveles de colesterol elevados, podría acrecentar el peligro de inconvenientes cardiovasculares.
  • Del mismo modo, aquellas personas que tengan el ácido úrico alto en sangre van a deber tener muy presente que aumenta el peligro de sufrir crisis de gota.
  • Un inconveniente común a todas y cada una los regímenes de adelgazamiento es el efecto “yo-yo” cuando se acaba la dieta.

Fases de la dieta cetógenica

A lo largo de la primera fase, cuando el organismo entra en estado de cetosis, se pueden probar ciertos síntomas leves; si bien, desaparecen rápidamente:

  • Indigestión.
  • Estreñimiento.
  • Fatiga.
  • Complejidad para la concentración.
  • Cefalea.
  • Insomnio.

El aliento puede oler a acetona por la exhalación de sus toxinas. Es propio de la cetosis y de los regímenes cetogénicos.

Combatir la apnea del sueño desde la dieta cetogénica

¿De qué manera puedo medir la cetosis?

La cetosis puede ser detectada en la sangre, en la orina e inclusive en el aire. En Combatir la apnea del sueño: dieta cetogénica abordamos los medios más económicos y eficaces.

La manera más económica y simple es en la orina por medio de unas tiras reactivas que se venden en las farmacias. Sin embargo, la concentración de los cuerpos cetónicos y su supresión por la orina tenderá a reducir con el paso del tiempo en la media que su organismo los aproveche mejor como fuente de energía.

De ahí que la manera más precisa sea por medio de análisis de sangre. Asimismo, se venden tiras reactivas para su detección en sangre similares a las que emplean los diabéticos.

Para eludir la reducción de masa muscular que puede generarse por el perder peso al proseguir una dieta para adelgazar, es preciso que se sostenga la ingesta de comestibles con proteínas; y que estas representen un nivel próximo al treinta y cinco por ciento; y que realice ejercicio. Así mantendrá la masa muscular de su cuerpo, e inclusive podría acrecentarla en comparación con lo que pasa con otras dietas.

De cuando en cuando, con la periodicidad que sugiera el especialista (doctor o dietista), se va a deber acrecentar la cantidad de comestibles con hidratos de carbono. Eso sí, teniendo presente que los 2 o 3 primeros meses la dieta ha de ser más rigurosa.

Por otro lado, debes tener muy presente que la limitación severa de comestibles puede reducir tu calidad de vida; sobre todo, si ignoras que pueden aparecer efectos secundarios si sigues este tipo de dieta durante largo tiempo.