APNEA DEL SUEÑO EN NIÑOS

¿Qué es la apnea del sueño en niños?

La apnea del sueño pediátrica es un trastorno del sueño en el que la respiración de los niños se bloquea parcial o completamente durante el sueño. La afección es producto de un estrechamiento de las vías aérea superiores durante el sueño.

Existen diferencias entre la apnea del sueño en niños y la apnea del sueño en adultos. Mientras que los adultos sufren somnolencia durante el día, los niños padecen graves problemas de conducta.

Cabe destacar que frente a la obesidad en los pacientes adulto como denominador común general, en los niños, la afección más común es el agrandamiento de las amígdalas.

El diagnóstico y el tratamiento de la apnea del sueño en los niños es crucial, prevenir situaciones de gravedad que complique el crecimiento del menor, su desarrollo cognitivo y sobre todo la conducta.

Más del 15% de los niños menores de 10 años padecen apnea obstructiva del sueño.

¿Qué síntomas son los más significativos en la apnea del sueño?

Se debe siempre vigilar al niño en edad pediátrica mientras duerme, si presentara algún aspecto de esta sintomatología, se debe acudir al pediatra inmediatamente.

  • Ronquera.
  • Respiración intermitente con pausas.
  • Sueño intranquilo, mucho movimiento, sobre todo del tren inferior.
  • Continuos resoplidos.
  • Tos o ahogo repetidamente.
  • Boca abierta.
  • Micción involuntaria.
  • Terrores nocturnos.

¿Cómo la diagnosticamos?

El estudio más común y eficaz es la endoscopia del sueño (somnoscopia), es un examen que permite evaluar al niño durmiendo y roncando. Esto permite conocer exactamente donde está el sitio de la obstrucción y saber realmente qué es lo que provoca la apnea obstructiva del sueño.

La prueba consiste en la inducción de un sueño corto, de menos de 20 minuto,  mediante fármacos inductores al sueño natural. La somnoscopia es una prueba segura y carente de efectos secundarios.

¿Cuáles son las consecuencias de no tratarla?

Tras una larga noche de un sueño NO reparador, se presenta un día complicado para los niños que padecen apnea del sueño. Durante el día, los niños faltos de un descanso integral y regulador de su desarrollo, pueden presentar comportamientos que se deben tener en cuenta, para tratar convenientemente:

  • Mucha dificultad para prestar atención en todos los aspectos de la vida, con un incremento en el horario escolar.
  • Grandes problemas con el aprendizaje, falta de concentración y desestructuración de hábitos de estudio.
  • Hiperactividad, problemas de conducta.
  • Perdida de peso.

Solicita siempre consulta con un pediatra si el niño refiere siempre cansancio crónico y un comportamiento problemático.